Síntomas envenamiento por plaguicidas

COMO LOS PLAGUICIDAS PENETRAN EN EL CUERPO

Los plaguicidas pueden contaminar: AIRE, ALIMENTOS, AGUA.

La forma usual de entrada es por contacto directo con la piel, pero también pueden entrar por los ojos, boca (especialmente los niños) y pulmones.

CAUSAS DE SU TOXICIDAD

Son venenos y pueden causar intoxicaciones aún en muy bajas concentraciones.

Algunos son persistentes y pueden permanecer en el ambiente largos periodos antes de desintegrarse, acumulándose en los tejidos de la mayoría de los organismos vivos, que los absorben al respirar, ingerir alimentos o beber agua.

Algunos no se descomponen por los usuales mecanismos naturales de desintoxicación.

No siempre permanecen donde fueron aplicados y pueden rápidamente viajar largas distancias, incluso a zonas remotas del planeta.

Pueden bioconcentrarse alcanzando niveles de hasta 70,000 veces superiores a los del entorno, a medida que pasan a través de las cadenas alimentarias.

Los actuales niveles de seguridad no garantizan un uso seguro debido a que no toman en cuenta, entre otras variables, a los grupos vulnerables, las enfermedades preexistentes y las particulares variaciones en el metabolismo.

La exposición crónica a bajos niveles puede causar la bioacumulación de los plaguicidas en los tejidos grasos.

Puede ocurrir una interacción tóxica entre plaguicidas, cuando han sido ingeridos, y una terapia preexistente con drogas o remedios.

            AGUDO                                     CRÓNICO

NERVIOSO CENTRAL Y AUTONÓMICO

 Decaimiento, debilidad, parálisis, dolor agudo de cabeza, náusea, vómitos, pupilas pequeñas, visión borrosa, temblores, fiebre, dolores en manos, piernas, etc., sudor excesivo, salivación. Incoordinación, movimientos desordenados del cuerpo, ataques parecidos a los de epilepsia, entumecimiento, inestabilidad, depresión aguda, dolores de manos, piernas, hormigueo.

OJOS, OÍDOS NARIZ Y GARGANTA

 Ardor, irritación y acuosidad de las membranas mucosas de los ojos, oídos, nariz y garganta. Conjuntivitis, rinitis, dolor de garganta y daño ocular.

CORAZÓN Y CARDIOVASCULAR

 Pulso lento, arritmias, bloqueo cardíaco. Dolores de pecho, problemas circulatorios, daño al músculo del corazón.

PULMONES

 Aliento corto, espasmos bronquiales, secreciones excesivas, cianosis, dificultad respiratoria por broncoconstricción. Asma, ardor e irritación, daño pulmonar.

URINARIO Y REPRODUCTIVO

 Orina frecuente, dolor y dificultad para orinar, incontinencia incontrolable. Aborto espontáneo. Daño al riñón, esterilidad, malformaciones del feto.

MUSCULO-ESQUELÉTICO

 Calambres musculares, estremecimientos, parálisis, contracción muscular. Sensibilidad muscular, baja fuerza muscular, calambres musculares.

PIEL

  Ardor, picazón. Dermatitis persistente, especialmente de manos, eccemas, granitos.

GASTRO-INTESTINAL

 Sed excesiva, náusea, vómitos, calambres y dolores abdominales, diarrea, pérdida del control de esfínter. Sabor extraño en la boca, pérdida de peso, hemorragias internas y ulceras.

HÍGADO

 Necrosis, malfunciones hepáticas. Disrupción del sistema enzimático, baja tolerancia a los químicos y alcohol, hepatitis química, ictericia.

ENDOCRINO

  Hipertiroidismo, hiperglicemia, suspensión de la función endocrina.

PSIQUIÁTRICOS

 Irritabilidad, pérdida de memoria y concentración, ansiedad, angustia. Fatiga crónica, cambios de personalidad, problemas emocionales, lasitud, depresión, falta de manejo, torpeza, insomnio.

HEMATÓLOGOS E INMUNE

 Depresión del sistema inmunológico (poca capacidad de defensa del organismo frente a enfermedades). Anemias, problemas de coagulación, depresión de glóbulos blancos.

 ACCIONES A SEGUIR FRENTE A UNA SOSPECHA DE ENVENENAMIENTO POR PLAGUICIDAS

El efecto del plaguicida, a menudo, es confundido con una gripe, resfriado persistente o alguna alergia. Los síntomas, indicados en este afiche, se asocian a la presencia de plaguicidas, y si se advierte la aparición de uno o más de éstos, el envenenamiento por plaguicidas puede ser una causa posible.

Los síntomas pueden aparecer en horas, días o, muy rara vez, semanas después de la exposición: si Ud. cree haber sido afectado, debe contactarse con el servicio médico local más cercano, tan pronto como sea posible.

Si la ropa o el cuerpo pudieron haber sido contaminados con estos venenos, se recomienda ducharse y, si es posible, cambiarse de ropa y guardarla en una bolsa plástica para un análisis posterior. Se recomienda lavar la piel y el cabello, y cortar una muestra de pelo para analizarla. Registre, así mismo, las condiciones atmosféricas del momento (por ejemplo, la velocidad y dirección del viento si el accidente ocurrió a la intemperie).

Si fue afectado, en alguna forma, estando bajo techo efectúe la misma acción, determine el nombre de la substancia química usada y la identidad del agricultor u operador responsable de usar el plaguicida. La información sobre el producto puede ser, a veces, encontrada en la etiqueta del envase, si existe este dato, es imprescindible chequearla.

Tan pronto como sea posible notifique del accidente a la autoridad de salud de la región, la Unidad de Salud Ocupacional; la rapidez del aviso es importante si se requieren análisis, porque a veces éstos deben ser llevados por la autoridad de salud a otras ciudades o la capital. Además, notifique por teléfono y/o escriba a nuestra organización “Alianza por una Mejor Calidad de Vida”, (los números y dirección se indican en este afiche), pero también se recomienda escribir una carta al servicio de salud ocupacional de su región, para entregar todos los detalles; de esta forma, el accidente queda debidamente notificado y en un registro.

  SITUACIONES DE ALTO RIESGO POR EXPOSICIÓN A PLAGUICIDAS

ACTIVIDADES AGRICOLAS Y FORESTALES: Campos donde las plantaciones son fumigadas varias veces al año. Jardines y viveros comerciales. Hay que hacer notar que las personas que viven cerca de estos recintos también son afectadas.

HOGARES: Ingestión oral de plaguicidas -especialmente por niños- almacenados en casas. Los accidentes, por lo general con resultado de muerte, se producen por uso inadecuado (por ejemplo, al aplicar plaguicidas de uso agrícola en niños o mascotas para eliminar piojos, pulgas o garrapatas), por dejar el plaguicida al alcance de la mano o por depositar el pesticida en envases de bebidas, equivocados o poco aptos. Tratamiento de maderas en construcciones y control de pestes.

OFICINAS Y BODEGAS: Empleo de aerosoles, fumigación y la utilización de cebos envenenados.

ÁREAS VERDES: Gran variedad de áreas de acceso público son pulverizadas con plaguicidas, por ejemplo, plazas, jardines, escuelas, jardines infantiles, recintos abiertos con césped, etc.

JARDINEROS: Exterminadores de malezas, plagas y enfermedades con plaguicidas. Trabajadores en áreas con escasa ventilación (por ejemplo, invernaderos).

ENTRENADORES DE ANIMALES Y VETERINARIOS: Aplicaciones de plaguicidas, tales como los baños que se aplican a las ovejas, collares de pulgas, polvos para el pelaje y medicamentos para animales.

AGUA: Niveles muy altos de pesticidas se han encontrado en varias fuentes superficiales de agua fresca, aguas de pozo y desagües. Esto se debe a un control de plaga inadecuado, a fumigación en plantaciones, a lavado y abandono de envases con residuos en cursos de agua. También provienen de residuos que han permanecido en terrenos tratados con plaguicidas.

PUERTOS: Pinturas antihongos y antidescascaramiento que se aplican a los barcos. Otros puntos donde se pueden detectar exposiciones a plaguicidas son los malecones, equipos de suministro de aceite y muelles.

AEROPUERTOS Y CARGA AÉREA: Pistas de aterrizaje rociadas con plaguicidas. Carga aérea fumigada para matar insectos antes del despegue del avión, durante el vuelo y después de éste.

MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS: El transporte, almacenamiento y ventas al detalle de productos alimenticios son, en forma rutinaria, tratados con plaguicidas.

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS: Usadas para matar piojos, pulgas, etc.

LIMPIEZA: Muchas de las preparaciones para limpieza industrial y doméstica contienen plaguicidas.

CONSTRUCCIÓN Y DILUYENTES: Pinturas, pegamentos, barnices, papeles murales, impermeabilizantes son tratados con plaguicidas y, la gran mayoría, contiene solventes.

TRATAMIENTOS Y PRESERVANTES PARA LA MADERA: Una gran cantidad de madera para la construcción está tratada con plaguicidas, y los efectos de estos químicos demoran en aparecer.

MANIPULACIÓN DE PESTICIDAS: La elaboración, transporte, almacenamiento, ventas al detalle y la misma venta de plaguicidas, en puntos comerciales, presentan un riesgo.

Adaptado de la Guía PEGS, Pesticide Exposure Group of Sufferers, 1996.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: